Mis Memórias
Mis Histórias

Amazonas
(1984)

Aeropuerto de Amapá
(Brasil)

En el bus que salimos de Teresinha Capital departamental de Piauí a Belén capital de Pará en Brasil,
Denise Bennemann Castillo, Eduardo Rangel Baptista y yo en un viaje nocturno, largo y exhaustivo.
En una de las paradas que hizo, subió varios garimperos (trabajadores en busca
de oro en Brasil) con su material que rapidito empezaron a molestar a Denise, pues ella que tiene una linda
sonrisa y de piel clara, era atractiva a los deseos de los hombres, principalmente de esta región.
Más, inmediatamente contornamos la situación.

Un día antes en un súper mercado en Teresinha, por primera vez que me acuerdo, tuve acoso o mis
momentos de celebridad, por la curiosidad de mi piel, que también es clara y de tener muchos pelos en el
brazo, personas y niños que venían tocarme y me sentí un ser extra anormal o por primera vez que veían un ser humano tan peludo así. Tenia que pensar algo. Pensé, salimos rapidito sin las compras. Y no pasó nada a no ser el susto de tanta gente en vuelta. Más quedó plasmado en mi memoria este momento.

En Belén, ciudad muy bonita en el norte de Pará, en la jungla del amazonas, nos hospedamos en la casa del estudiante para hombres y para mujeres, lo único molesto era el enjambre de mosquitos que no lográbamos espantar en las noches. Sorpresa fue que encontré en la calle un antiguo colega del Don Bosco viviendo por estos lados, y su familia vive en Santarén en las orillas del río Amazonas. Tomamos un barco que nos encaminaría a Macapá capital de Amapá, sobre el río amazonas y bordeo la isla de Marajó ubicada en la boca del Rio Amazonas, la mayor isla fluviomariña del mundo. El recorrido evita las famosas Pororocas, fenómeno de la naturaleza, que son grandes olas formadas por la elevación súbita de aguas junto a foz del río Amazonas, provocada por el encuentro de las mareadas o de corrientes contrarias. Cuando ultrapasan esas corrientes, las aguas corren el río a una velocidad de 10 a15 millas por hora, subiendo a una altura de tres a seis metros. Existen varias explicaciones para este fenómeno, mas la principal consiste en el cambio de las fases lunares, principalmente en los equinoccios. La fuerza de las aguas es de tal forma brutal que es posible oírlo dos horas antes de poder observarlas. Hoy en día hay campeonato mundial de surf en las Pororocas.

En el barco uno duerme en su propia red y hay una multitud de gente y un intenso calor húmedo. En el segundo día de viaje, en la borda del barco observando la orilla, mi mirada perdida con mi cigarro, vi en el horizonte una cantidad enorme de cayucos en ambos lados remando para alcanzarnos. Ya lo había visto en alguna película de Tarzán o similar. Si, me asombre por el espectáculo y la curiosidad de grandiosa imagen todos se acercaban a borda para verlos y al mismo tiempo jugaban objetos, sombreros, ropa, dinero, en fin, varias cosas. No recuerdo que tiré y tampoco no tomé ninguna fotografía.

Recomendados, nos hospedamos en una casa de amigos en Macapá. Viajamos 600 km en bus al punto más extremo de Brasil, Oiapoque. Si, es el extremo, carreteras malas y solo vegetación. Es una aldea muy pequeña, frontera a las Guyana Francesa. Deseaba ir a conocer Cayenne y la isla del Diablo, si lo viste es la prisión de la película Papillón, más tendríamos que entrar mojados y caminar demasiado por la jungla, era un riesgo que no desearía. Muchos brasileros mojados de esta región van trabajar en el Centro Espacial Guayanés que está protegido por la Légion étrangère y la policía militar francesa en el medio de una zona selvática, en una región donde el 90% del territorio es la selva delamazonas. En la base militar de Brasil, conocimos muchas personas del sur, y tuvimos acceso a una tribu indígena del área. Primera vez que pesco piranha en los pocos ríos del mundo de aguas límpidas. Si, difícil sacarlos del anzuelo y hay mucha espina, mas sabroso. Interesante es el cielo, como el silencio del amazonas. Varias veces hice el recorrido nocturno de la base a Oiapoque, pues allí comíamos muy bien. Por primera vez tuve en mis manos una pepita de oro y la veía gigante, y había muchas en una aldea que nos recomendaron y está bien mas al sur y al norte de Macapá.

Cuando regresamos a Macapá bajo una lluvia infernal, el camino no permitía el paso del único bus que llegaba una vez a la semana. Dios mió, que hacia yo en el medio del mundo en el amazonas y nadie sabia que estábamos allí. Creo que llevamos 2 días atascados en el lodo, empurrando el bus para seguir camino, pues no habría como esperar una semana por el único bus y este no llegaría, estábamos en él.

Ya desesperados de Amapá tratamos de encontrar un medio más rápido que nos llevaría a Manaus, capital departamental de Amazonas. En barco tomaríamos entre una,
dos o más semanas.

La manera más rápida es aérea, hay un aeropuerto donde llegaban pocos vuelos nacionales y algunos de la Fuerza Aérea Brasileña (FAB). Averiguamos los precios, días de los vuelos, y unos días más de espera sin hacer nada. Dormíamos en las bancas o en el suelo del aeropuerto y nos acompañaba una bahiana y un paranaense. Ella con destino a Francia y el a los EUA. Conocimos todos los que trabajaban en el aeropuerto y todo el personal de Infraero. Tanta era la espera, que nos informaron que llegaría el día siguiente un vuelo militar, y que les habláramos y ver si permitían que voláramos con ellos. Este vuelo iría a Belén. No nos pareció y nos quedamos en la espera de otro. Ya volar con la FAB, no habría ningún costo.
La cuestión es que estaríamos retrocediendo en vez de proseguir.

Volvieran a informarnos de que llegaría otro vuelo comercial de la Cruzeiro, case vacío y se dirigía a Santarén y Manaus, nuestro destino. Nuestra situación era tratar de no hacer ningún gasto extra y tratar siempre de pagar lo mínimo nuestras locomociones. Y éramos 5 personas, alto costo para nosotros en este entonces, hasta hoy. El vuelo es comercial y llega en la tarde y salen en la madrugada. Para que pudiéramos volar sin ningún gasto tendríamos que platicar con el piloto, para que nos permitiera embarcar. Como no tuvimos acceso en la tarde con el personal del avión, nos dijeron, el personal de Infraero, lo mejor es esperarlos mañana en la mañana, cuando regresen del Hotel en el portón lateral de ingreso. Bueno, tendríamos que madrugar y dirigirnos hasta allá y poner en práctica nuestros dotes de convencimiento.

Supuestamente la Van que los traen, tendría que parar en el portón, mas este estaba abierto y ellos siguieron de largo a la pista donde estaba la nave, que nos sacaría del territorio de Amapá, ya con los motores prendido. Lo que hicimos sin preguntarnos y por el instinto, fue correr y dirigirnos a ellos. Con mi mochila en la espalda y de chancletas hawaianas y esta se rompió cuando estaba en la mitad del recorrido. La recogí en manos y seguí hasta la escalera del avión. Preguntamos si pudiéramos subir y platicar con el piloto, y si es posible que nosotros 5 fuéramos con ellos sin pagar el boleto a Manaus. Ya que el próximo vuelo de FAB llevaría unos días más en llegar. La azafata nos autorizó y esperamos sentados en el sillón de la primera clase. Fue la primera vez que me siento en un sillón de primera clase. Nada de espectacular sin el servicio de bordo. En un rato salió el piloto de la cabina de vuelo, expusimos nuestra necesidad del viaje y nuestras palabras de convencimiento. Hasta entonces todo iba bien y sentimos que sí saldríamos de Amapá en avión todos juntos. Sentíamos esta vibración, tanto que la azafata nos confirmaba con su linda sonrisa amazonense que nos daba un sí. En este momento llamaron el piloto a la cabina. Volviendo el piloto capitán, nos explico que no podríamos viajar, ya que etc, etc, etc. Bueno, le agradecimos la buena voluntad y la intención, mas claro que hicimos el último intento con algunos llantitos y nada.

Nos dirigimos a la puerta de salida y la azafata nos acompaño.
El cielo estaba lindo en tonos anaranjados y varios tonos azulados por la claridad del día. Maravilloso.

Mas cuando nosotros llegamos en la puerta de salida y mirando las gradas abajo llevamos un susto. Y que gran susto. Mucha gente abajo, policía y no se quien más esperando que bajáramos. No acuerdo si nos cerraron la puerta atrás de nosotros, y teníamos que bajar a puro tubo. Hay Dios mío. Que pasa aquí. (Pobre Dios debe recibir miles de solicitudes por minuto y nadie llena el formulario de atendimiento). Cuando tocamos suelo nos agarraron con tanta fuerza, y case arrancan mis brazos doblándolos a la espalda y nos esposaron. Una brutalidad sin justificación. Que PASA! Puta Madre! Que sucede! No entendía nada. Tantos susurros y gritos y nosotros allí llevando golpes saber a que motivo. Que PASA! Nos encaminaron a un segundo nivel del aeropuerto y nos dejaron en una sala encerrados. Estos minutos parecen ser horas. O fueron horas. Una eternidad. El paranaense y yo nos mirábamos sin hablar e intercambiamos miradas, pensamientos o telepatía sin captar el sentido de todo eso. Nos preguntamos sobre nuestros amigos que estarían pensando o sabrían, o estarían en la misma situación. Sentados en una banca en frente a un escritorio entró un señor, fardado con algunas estrellas en hombro. Yo tenía prestado servicio militar en el ejército y el paranaense en la aviación y sabía el rango del ser que entró con una cara no muy amena. Militares. Así son todos. Pasó por mi mente. No nos dejó hablar y nos calló antes de que la primera palabra saliera de nuestras gargantas, maldito. Pensé entre
mis gritos internos. Creo que él me escucho. Maldito, again, again! Y no hablo ingles! A mi dirigió la palabra de que nuestras familias estarían sendo comunicados, como la seguridad nacional, y dentro de una hora llegaría un avión para que nos llevara a Brasilia a un interrogatorio oficial.
Que, que, que, que, QUE!!!!!

Volvió a retirarse, y nos quedamos allí sentados como entupidos indagándonos
que se trata todo eso. Tentativa de secuestro de un avión? Yo, nosotros.

Otra vez. Dios mió que pasa. Ayúdame a que mi mente aclare todo eso. Que nada, cada vez me ponía más nervioso y tembloroso con las esposas en mis puños.

Regresó el maldito, ya con otra facción en la cara. Con hojas y lápiz en mano empezó el interrogatorio.

Quien era, que hacia, donde iba, mi familia. Como mi familia, si el ya había comunicado mi familia. Mi banca estaba mojada, sudor? Orín? Era mió? Del cuate? Ambos? No sé. Recuerdo que pedí en ir al baño y un baso de agua. Que tenia este derecho! Creo. Al regresar, y después solos comente al cuate, de que no había nadie afuera me cuidando y tampoco vi trabajadores en las oficinas y de que estamos solos aquí. Volvió entrar el maldito. Platicamos y el mas relajado. El era del sur, gaúcho. Le conté que mi hermano Milton Berwian tiene una edición de una revista nativista Tarca, (revista que divulgaba la cultura tradicionalista de los gaúchos, música, festivales, culinaria entre otras cosas más del Rio Grande do Sul y Brasil) y que yo tenía unos ejemplares y que podría darle, pues tenia unos ejemplares dobles ya que los iria llevarlos a Alemania a un museo de inmigrantes en Brasil y otros asuntos más de familia de que era descendiente alemán, blá, blá, blá, talvez así con la conversa ablandaría su corazón. Que nada, empezó, entrar un a uno testigos que contradecían todo lo que hablamos, como todo personal de Infraero que conocimos. Hasta uno que se torno cuate de nosotros allí de tanto esperar algún vuelo. Hasta que en uno de tantos testigos, entro un policía, mejor el ronda nocturno que debería estar en el portón en aquel momento que entramos. Dijo que estaba orinando en el baño de la caseta de los bomberos mas abajo. Por el rato que allí estuvimos esperando ningún ronda visualizamos, pues seria mas que natural que trataríamos de hablarle y el portón estaba abierto, y que nos diera chance para platicar con el piloto y así no invadiríamos la pista como locos. Inocencia, desespero, alternativa, a saber.
El clic de este segundo dan resultado adversos de tus impulsos en una situación como esta.

Mas enfatizó que entramos corriendo los dos en dirección del avión y este de motor prendido,
nos gritó varias veces para que nos detuviéramos, como no lo escuchamos, hizo unos disparos al aire. Tampoco escuché. Como nosotros no hicimos caso apunto la pistola, revolver, ametralladora, cañón a saber que era, a uno de nosotros que íbamos en dirección de la nave, y este uno era yo. Creo que llene alguna solicitud. Gracias mi Dios, pues fue justamente el momento en que, me agaché para recoger mis chancletas hawaianas.
Repito, Gracias Dios.
Y dijo que también agradeció a dios por haber me agachado y no me haber disparado.
Eso también le acarrearía otros procesos etc.

Estaba yo sentado allí, escuchando de su voz lo que sucedió. Quede en choc. Choc, choc, no toc, toc. Toc, toc, estaba mi corazón a mil por hora oyendo la historia del guardián que parecía una mentira de telenovela mejicana Mejor una mentira militar para tratar de nos convencer o sacar alguna cosa que solo ellos deberían saber. Es lo pasa por la cabeza de uno, en estos momentos. Que putas madre estoy haciendo aquí. Después supe que, esta región fue donde surgió el primer levantamiento armado contra la dictadura en 1970, la resistencia o como es llamado en el occidente la guerrilla. También fue el aeropuerto que sofrió el primer secuestro aéreo en Brasil. Puchis. Donde me metí. Que hacia. E porque estas mierdas nunca fueron publicado. Políticos, militares eta censura de mierda. Nadie sabía sobre eso. Esta información fue omitida a todos los brasileños por muchos años. Pocos sabían. Mas el mundo sabia que Brasil fue TRI en 70. Por supuesto. Buen tapón de Prensa.

Ni mierda que le di las ediciones de Tarca al milico este. Salimos abrazados, cagados, mojados. Todo eso terminó llevando como 4 horas. La única arma mortal de metal que tenía en la mochila, una cuchara. Una cuchara para un secuestro de avión. Por supuesto que pensamos varias babosadas en estos momentos. Yo con disciplina militar (medio, la mitad del tiempo detenido) entendía de computación y mi amigo paracaidista y estudiantes universitarios, todo llevaría creer a los pensamientos de la dictadura que podría ser.
To be or not to be is the question.

Ni modo, con todo el susto y vimos que la posibilidad de salir de Amapá por vía aérea estaba descartado,
tomaos un barco pequeño en dirección a Santarém.

Que bella viaje, espectacular, grandioso, buena terapia, relajado viaje muchos días sentado en
cima observando el paisaje y rehaciendo mis caminos. En la casa del amigo en Santarém
tomamos un vuelo con FAB. Si con Fab.

En Manaus en las orillas del río amazonas, nos hospedamos en la casa de los estudiantes universitario, organizamos una fiesta de navidad para todos los demás que alli estaban por recuperar algún semestre o materia pendiente, pues ya era vacaciones estudiantil. Salir en pareja y pedir alimentos para nuestra cena de navidad. La pareja que más víveres conseguía, tendría un premio. Saqué el segundo lugar.
Sobro alimentos y bebidas.
Donamos lo que teníamos después de la cena.

Con recomendaciones desde el puesto militar en la frontera con Guyana Francesa visité un comentarista
de una estación de la radio en Manaus que producía un programa nativista gaúcho que tenia audiencia en
todo el norte del Brasil. Teniente del ejército, muy buena persona, me hizo participar en varios programas
de entrevista, regado a mate. Conseguí buenos almuerzos en el refectorio de los oficiales del ejército. A él
deje algunos ejemplares de la revista. A través de un programa televisivo, conseguí sensibilizar una
empresa y que nos proporcionaron pasajes de bus hasta Boa Vista, capital del departamento de Roraima.
Más en carretera por el medio del Amazonas, sin lluvia.

Inolvidable esta travesía por el Río Amazonas, estancia en Macapá, Boa Vista.
Gracias a todos que fuera posible este recorrido.


Rio Amazonas


Teresina - Piauí - Brasil


Garimperos - Serra Pelada - Pará - Brasil


Belém - Pará - Brasil


" Revista Tarca" Cultura Gaúcha
"Um movimento como o Nativismo não acontece por acaso.
Mesmo que não passe de modismo, deixará marcas na geração que o está vivenciando.
Afinal, trata-se de um movimento de valorização da nossa cultura".
Editorial de 1984 por Milton Berwian
http://www.millarch.org/artigo/alverecer-nativista-ix


Hamacas en Barco en el Rio Amazonas


Actualmente Aereopuerto de Macapá


Pororocas - Rio Amazonas


Barcos en el Amazonas


Cabo Orange - Amapá - Brasil


Piranha


Ciudad de Oiapoque


Clevelandia del Norte - Puesto Militar (frontera con Guyana francesa)


Carreteras en el Amazonas


Santarém - Pará - Brasil


Puerto de Manaus - Amazonas - Brasil


Teatro de Amazonas - Manaus - Brasil


Rio Negro y Rio Amazonas


Sinos Inmobiliaria
Real Estate, Bienes Raices en La Antigua Guatemala

sinos@sinosrealestate.com

Trabajando para Usted desde 1990